Categorías del blog
Últimos comentarios
Sin comentarios
Búsqueda de blogs

La higiene corporal de la persona encamada

Publicado en3 Años hace por 1485
Favorito0
Muchas personas mayores se encuentran en estado de reposo permanente o semipermanente en una cama. A veces no sabemos exactamente cómo proceder en el cuidado de la persona encamada, por eso es bueno pararse a leer y aprender los procedimientos adecuados para su correcto cuidado.

Muchas personas mayores se encuentran en estado de reposo permanente o semipermanente en una cama. A veces no sabemos exactamente cómo proceder en el cuidado de la persona encamada, por eso es bueno pararse a leer y aprender los procedimientos adecuados para su correcto cuidado.

La higiene corporal de la persona encamada es muy importante. De hecho, la higiene es crucial para prevenir algunas enfermedades, por lo que no debemos obviarla en el caso de pacientes encamados. Consistirá en el aseo completo de la persona mayor dentro de la cama para conseguir una higiene eficaz.

Principales beneficios de la higiene corporal en la persona encamada

Mantener una rutina de higiene en este tipo de pacientes acarrea los siguientes beneficios para su salud:

  • Elimina la suciedad de la piel, especialmente restos de sudor, orina, heces o secreciones varias.
  • Elimina el riesgo de aparición de úlceras por presión o infecciones.
  • Estimula la circulación sanguínea al realizar movimientos de limpieza.
  • Proporciona comodidad y mejora el estado psicológico de las personas encamadas.

Pasos a seguir para una correcta higiene corporal de personas encamadas

Para simplificar al máximo la tarea pero conseguir buenos resultados y una correcta higiene, se recomienda seguir estos pasos:

  • Actuar por partes. Para ello, se debe desnudar a la persona encamada y cubrir con una sábana las zonas del cuerpo que no se están aseando.
  • Colocar debajo de la persona encamada una toalla o empapador.
  • Lavar las diferentes partes del cuerpo usando jabón neutro y secarlas con cuidado de forma inmediata.
  • Aplicar un masaje con crema hidratante haciendo hincapié en las zonas de fácil excoriación (glúteos, espalda, talones, etc.).

Este sería el esquema general, aunque no debemos olvidar los siguientes detalles:

  • Colocamos a la persona encamada boca arriba, ligeramente incorporada, y lavamos la cara con agua sin jabón y una compresa.
  • Luego, limpiamos con una esponja y jabón neutro los brazos, manos, axilas, pecho, abdomen, piernas y pies. Nos esmeramos más en los espacios interdigitales.
  • Procedemos a colocar al paciente en posición decúbito lateral (de lado) y enjabonamos cuello, espalda, glúteos y parte posterior de las piernas.
  • Volvemos a situar al paciente boca arriba y procedemos a limpiar las partes delicadas (ojos, boca, cabello, genitales).
  • Peinamos y echamos colonia.

Por último, y no menos importante, es obligatorio cambiar la ropa de cama después de cada limpieza. Para ello, enrollamos la mitad inferior de la ropa de cama y ponemos la nueva. Volteamos al paciente y repetimos el proceso en la parte superior de la cama.

Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor login para publicar un comentario.

Compartir

Código QR

Ajustes

Menú

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse